Pandemia: Una lección para la humanidad.

La crisis del COVID-19 tendrá consecuencias devastadoras en la economía y salud mundial, pero también nos deja lecciones positivas

La pandemia del coronavirus nos tenía sumidos en una pesadilla lejana, desde el pasado 7 de diciembre, cuando se detectó el primer caso en China. Pero ha sido en esta última semana cuando nos hemos despertado todos de golpe , parecería ciencia ficción  de Black Mirror o Years and years gente vaciando supermercados, calles desiertas, ruedas de prensa virtuales, el gobierno declarando el estado de alarma, bolsas desplomadas… 
Sin embargo,  el COVID-19 y las medidas extraordinarias adoptadas para combatirlo también representan un tratamiento de choque para muchos males de nuestra sociedad. 

  • No vale de nada el dinero si no hay salud.
  • Somos seres humanos, somos minúsculos
  • El individualismo es peligroso, el egocentrismo no tiene cabida
  • El amor por nuestro hogar, por nuestra familia
  • El agua nos recuerda lo esencial que es en nuestras vidas, un elemento vital en estas épocas en donde la higiene es la clave.
  • Reflexionamos sobre las personas mayores, nos damos cuenta que no estarán para siempre y nos hace reflexionar cuantas veces por estar ocupados no nos damos el tiempo de estar con ellos.
  • Ricos y pobres estamos por primera vez a la par como seres humanos, el corona virus no respeta estatus, fama o rango social.
  • Las potencias mundiales, de sentirse fuertes, superiores o poner fronteras, hoy miran con humildad que todos somos seres humanos y los muros que pusieron para no recibir gente, son esos mismos muros en los que quedaron atrapados.
  • La naturaleza por fin pudo respirar, quizá es una forma en la que el universo se manifiesta para devolver el equilibrio de las cosas según sus propias leyes.
  • Hoy los verdaderos héroes han sido los médicos quienes arriesgan su propia salud, por la de otros, seamos consientes, ayudemos a que su trabajo sea menos, cuidándonos, quedándonos en casa para que esta pandemia no se siga postergando, que si bien quizá eres joven y no te pasará nada, mas que una gripa, que incluso quizá sea imperceptible, puedes contagiar a alguien mas vulnerable que quizá no tenga la misma suerte que tu, incluso alguien de tu mismo círculo.
  • Descubrimos que tan útiles, y autodidactas podemos ser, el aislamiento despierta sin duda nuestra creatividad y talentos, aprendimos a sacarle el verdadero provecho a las redes sociales, que hoy nos une mas que nunca. Sin embargo debemos ser consientes que la avalancha de información puede generar desinformación, es por eso importante, verificar las fuentes y no difundir notas falsas, lo mas importante es estar informados pero sin caer en pánico.
  • Las escuelas, los trabajos, descubrimos que podemos trabajar en casa y que podría ser una medida para aumentar la productividad y disminuir el calentamiento global, en algunos casos.
  • El liderazgo de un gobernante se evidencia en la crisis
  • Y sin duda, lo mas importante…en tiempo de crisis, de enfermedad, de miedo… nos acordamos mas que nunca de DIOS, nuestra Fe será sin duda nuestra mayor fortaleza. Es en la crisis donde aflora lo mejor de uno, como diría Albert Einstein en alguno de sus fragmentos sobre este tema:

“La crisis es la mejor bendición que puede sucederle a personas y países, porque la crisis trae progresos. La creatividad nace de la angustia como el día nace de la noche oscura. Es en la crisis que nace la inventiva, los descubrimientos y las grandes estrategias. Quien supera la crisis se supera a sí mismo sin quedar ‘superado’. Quien atribuye a la crisis sus fracasos y penurias, violenta su propio talento y respeta más a los problemas que a las soluciones.  “

…”Hablar de crisis es promoverla, y callar en la crisis es exaltar el conformismo. En vez de esto, trabajemos duro. Acabemos de una vez con la única crisis amenazadora, que es la tragedia de no querer luchar por superarla.”

Entradas relacionadas:

No Comments

Leave a Reply