5 Prácticas para decirle adiós a la ansiedad

1. Intercepta y combate los pensamientos ansiosos.

La ansiedad se alimenta de ansiedad. Si le das rienda suelta a los pensamientos ansiosos, acabarás enloqueciendo. La angustia que produce la ansiedad funciona como una bola de nieve y el único que puede detenerla eres tú. En primer lugar debes interceptar los malos pensamientos. Esto quiere decir, identificarlos en el momento en que ocurren. Cuando te descubras alimentando ideas intrusivas y ansiosas, detente.

2. Medita y respira.

Este es el consejo más frecuente para combatir la ansiedad, y es uno de los que más funciona. Si tienes frecuentes episodios ansiosos intenta inscribirte a un curso de meditación, adquirir este hábito mejorará enormemente tu calidad de vida. Si definitivamente lo tuyo no es meditar, o los episodios de ansiedad no son frecuentes en ti, cuando el exceso de futuro aparezca en tu mente, respira. Pero no se trata de respirar de cualquier manera, una técnica de respiración inadecuada para la situación podría ser contraproducente. Concéntrate en el aire que entra en tu cuerpo y permítele llegar a la parte más baja de tus pulmones. Si sientes que al inhalar se infla tu vientre, lo estás haciendo bien. Si estás muy estresado es posible que el aire que respiras esté entrando superficialmente a tu organismo y no te esté brindando la oxigenación necesaria. 

3. Libera endorfinas y distensiona tu cuerpo.

Para lograr esto, lo mejor que puedes hacer es ejercitarte. Cuando haces ejercicio liberas endorfinas y serotonina, dos enzimas que tu cerebro asocia con la sensación de placer y bienestar, pero además calientas todo tu cuerpo y te permites distensionar tus músculos. La sensación de calor puede alterar los circuitos neuronales que controlan el estado de ánimo. Ejercitarte es una buena manera de enfocarte en el “aquí“ y el ”ahora”. En otras palabras, te ayuda a combatir el exceso de futuro que genera ansiedad.

4. Prueba estos antídotos naturales.

Además de todo lo anterior, puedes prepararte una infusión de manzanilla (camomila) o valeriana o disfrutar en calma de un té verde. Estos tres ingredientes naturales contienen propiedades relajantes que ayudarán a tu cuerpo a distensionarse y calentarse.

5. Evita la cafeína.

Cuando estás ansioso puede que sientas que necesitas un café para darte energía y así poder solucionar todos los problemas a los que te anticipas. ¡No! La cafeína acelerá más tu cuerpo, será el combustible que los pensamientos ansiosos necesitan para crecer. Nunca busques acelerarte cuando estés ansioso. Por el contrario, serénate y avanza un paso a la vez.


Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *